Quizá no valga la pena

Si para sostener una lengua se deben permitir abusos, desigualdades e incluso coerciones, quizá no valga la pena.

Si la existencia misma de una lengua depende de la insistencia en el peligro de su desaparición, provocando agravios y considerando a los no hablantes poco menos que infraseres inadaptados, quizá no valga la pena.

Si para promocionar una lengua es necesario invertir una cantidad desproporcionada que no destinas a otros fines que podrían ser más urgentes, o necesarios, quizá no valga la pena.

Si la lengua se tiene que convertir en un símbolo sagrado, el núcleo a partir del cual crece todo lo que viene después, quizá no valga la pena.

Si para defender una lengua pones a propios y extraños enfrente, quizá no valga la pena.

Si para imponer una lengua tienes que mentir sobre ella y degradar su valor, quizá no valga la pena.

Si cuestionar todo esto es violencia, ataque u hostilidad, quizá no valga la pena.

Si posicionarte saca tu lado más racista y supremacista, quizá no valga la pena.

Si contarte esto te ofende, quizá no valgas la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s