III Intifada

Marchando una de intifada, que en árabe significa “levantamiento”. Desde hace ya unas semanas el Tsahal está metido hasta el corvejón en eso de liquidar a miembros de Hamás (“fervor“) y si de paso se carga a gente que pasaba por ahí, pues qué le vamos a hacer. Shit happens, como quiera que se diga en yiddish.
_Es que usan a mujeres y niños como escudos humanos.
Quien quiera tragarse el cuento, peor para ellos. No creo que pasara nada catastrófico si los jerifaltes israelíes tuvieran a bien decir que sí, que bueno, que sus misiles son demasiado potentes para los cuatro (mil) hamasistas diseminados por ahí y que claro, ven Shahadas colgadas por todas partes y así es muy difícil. Angelicos.
_¿Tsahal? ¿Shahada? ¿Eso qué es, el pañuelo palestino ese como el que llevo colgado?
No sé cómo se llama el pañuelo palestino. Para qué, si ya sabemos lo que es y lo que significa con decir “pañuelo palestino”. Pero no es shahada, desde luego. Esto es algo más profundo y alejado de modas puntuales con las que parecer perroflauta y chiripitifláutico a la par que alternativo y solidario mientras tiramos de VISA y le damos una patada en el culo al libro de Historia. Total para qué, si queda fenomenal con todo.

Pero al mono, que es de goma. Y no porque meter baza sobre un tema en el que la gran mayoría no tenemos ni puta idea sea el deporte de más rabiosa actualidad. Sino porque uno es tocapelotas por naturaleza y le gusta airear las vergüenzas de quienes aparentan no tenerla.
Para empezar, leña a los pro-israelíes. Motivos para no hacer caso a la campaña publicitaria de hace un tiempo y considerar Israel como un “país de mierda”:
0. Ellos también tienen experiencia en eso de montar grupos terroristas. Durante la II Guerra Mundial mataron al ministro británico de Medio Oriente y a 91 personas en un atentado.
1. Se sudó sangre para poder encajar un nuevo estado surgido de la nada tras la II Guerra Mundial. La que lió el puto Adolf con sus complejos… y qué sentimiento inexplicable de culpa albergaron los demás. Especialmente USA, que como no quería más judíos en su territorio (llegaban a miles por la presión nazi), pues algo tenía que hacer, pobriños ellos.
2. No se puede aprobar en serio una resolución para crear un estado judío en mitad de la “zona caliente” árabe si éstos se muestran totalmente en contra, y encima esperar que funcione. No se explica por qué Gran Bretaña, “colonizador” de Palestina y por tanto quien mejor conocía la situación, se abstuviera y que pese a ello nadie pareciera mostrarse alarmado.
3. Tampoco es comprensible que la ONU “no tuviera reparos” en que los cinco países árabes colindantes con el nuevo estado declararan la guerra al día siguiente a este nuevo país.
4. No creo que pudiera considerarse en serio “derecho de conquista” el territorio conseguido por Israel en esta primera guerra, que no la única, y que la misma ONU que creó la movida -y un quebradero serio de cabeza desde entonces para el mundo- no moviera un dedo para solucionarlo.
5. Pese a que hicieron tentativas -sinceras o no- de evitar más enfrentamientos, Israel empezó la Guerra de los Seis Días, realizando su primer “ataque preventivo” (?) y expandiendo -aún más- su territorio, recrudeciendo muchos enteros la estabilidad de la zona y creando más motivos para ganarse la enemistad de no sólo sus vecinos, sino también de buena parte de la opinión pública mundial, imagen que aún hoy perdura.
6. Precisamente, ese “ataque preventivo” trajo como consecuencia la guerra del Yom Kipur unos años después, en el 73, que apenas cambió nada en términos políticos (Israel mantenía sus dominios, salvo el Sinaí que devolvió tiempo después) pero sí en lo económico: los países árabes, primeros productores mundiales de petróleo, se dieron cuenta de su poder. Olé sus huevos, todos.
7. Las respuestas, siempre desproporcionadas, a los “ataques” (!) palestinos o árabes. Si matan a un judío no puedes matar a 300 árabes y quedar bien, me temo.
8. De aquellos polvos vienen estos lodos. Que el Holocausto fue un acto inhumano, inenarrable, indigno y cruel no puede negarlo nadie. Que por “quedar bien” (básicamente) el resto del mundo hayamos tenido que aguantar esta tensión y sufrir algunas de sus consecuencias, no.
_¿A dónde los habrías mandado tú? ¿Al Polo?
¿Había que mandarlos a algún sitio? Al hacer lo que se hizo, pretendidamente una mezcla de homenaje y “restitución histórica” sin mucha fuerza de argumentos (sin Holocausto no habría existido nada de todo esto), se creó un avispero que ya dura 60 años. Y lo que rondará.

Ah, pero es que el lado árabe-palestino tampoco se libra de buena parte del pastel de la culpa:
1. El racismo imperante en Palestina en los años previos a la creación de Israel proporcionó un caldo de cultivo perfecto para la escalada de violencia que se ha ido creando desde entonces. De no haberse producido la Gran Revuelta Árabe del 36 (asesinaron a un judío, “sólo” a uno, pero vaya si cundió), quizá todo habría sido distinto. Sólo quizá.
2. Declarar la guerra justo el día después de la creación de Israel sin agotar antes otras vías. Y encima, la perdieron.
3. Egipto y Siria no pueden pretender en serio declarar una guerra que no pueden ganar, como pasó en la del Yom Kipur.
4. La OLP (Organización por la Liberación de Palestina) no puede arrogarse autoridad moral si basa su fuerza en atentados terroristas. Si, todos acabamos considerando a Arafat como alguien respetable, pero de no ser por sus acciones las cosas se habrían tranquilizado mucho antes y de mejores modos.
5. La primera intifada tuvo sus motivos (20 años de ocupación, respuesta desproporcionada por parte israelí a un simple lanzamiento de piedras), y mucho éxito de cara a la galería del mundo. La segunda, no. Animados por el éxito cosechado años atrás, creyeron que el mundo volvería a ponerse de su parte, pero esta vez no había tanta intransigencia israelí, que intentaba alcanzar acuerdos de paz duraderos. Y utilizar el terrorismo como elemento de fuerza -ya no hablamos de piedras contra tanques- les restó credibilidad.
6. Lanzar cohetes Qassam a población civil israelí y, dados los antecedentes, no pensar en una respuesta desproporcionada es un poco estúpido a estas alturas, por muy propagandístico que sea dártelas de pobre víctima atacada sin motivo y con demasiada fuerza. Que ya no estamos en los 80, ya existe Twitter.

Así las cosas, en lo que respecta a la posición del resto del mundo, en este conflicto como poco debería ser suspicaz con unos y otros.
Pero aquí no hacemos las cosas a medias. Claro que no.
Vendemos armas a Israel como churros pero al mismo tiempo montamos una mani llamándoles “genocidas”, eso sí, con nuestros CETME y nuestra munición.
Llamamos a Zerolo para que sea cabeza visible sabiendo perfectamente que si pisa Palestina es hombre muerto, no por ser de izquierdas, sino por homosexual. Y no porque lo diga yo, sino porque la Sharia es muy estricta en lo referente a la condición sexual de cada uno: vamos, que peras y manzanas y ya.
Mentamos a la oposición para que se moje sabiendo bastante bien que los únicos que realmente deben hacerlo son los que mandan, que para eso están -para mojarse y desgastarse-, no para montar algaradas partidistas y creer que estar en el Gobierno no es sino tener más dinero y medios para lanzar consignas de partido.
Tampoco es de recibo que los abiertamente conservadores estén tan inclinados hacia un bando que nunca -repito, nunca- ha sido un santo ni tiene legitimidad alguna para actuar como lo hace, ni siquiera en respuesta a atentados previos. Que, según eso, tras el 11-M deberíamos haber atacado Marruecos e invadido Tetuán, puesto que gran parte eran de allí.

Por eso, tras la mani y las respuestas suscitadas, sólo puedo apenarme de lo idiotas que pueden ser algunos por rascar un poco más de poltrona, y de borregos a quienes les siguen creyendo que defienden una causa justa sin tener ni pajolera idea de lo que hablan. ¿Estado terrorista? ¿Estado genocida? Por favor.
Y mientras, en estos momentos ocurren más conflictos y masacres injustificadas, pero ya sabemso que Bardem y compañía no mueven un dedo más que cuando se juegan las lentejas.
De ahí que mi credibilidad a su presencia en este tipo de actos sea no ya nula, sino en valores negativos.
Para país de mierda, el nuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s